Baires 2

El shopping de Liniers es como una isla. Personas de clase media circulan por los pasillos observando los productos que se ofrecen en sus vidrieras, otras toman un café en el patio de comidas, parece una postal de los tempranos ’90. Predomina la etnia europea. Afuera hay otra realidad, lo interno y lo externo como metáfora de la vida misma, símil a esos barrios privados donde un cerco perimetral aísla a ganadores de perdedores. Allí, en esas calles, que son como las aguas pantanosas que rodean a la imaginaria isla, decenas de bolivianos beben en bodegones para olvidar las penas de vidas que solo conocen el fracaso y la postergación, un obrero ingresa sigiloso a uno de los prostibulos que marketineros tarjeteros se ocupan de promocionar, detrás lo siguen unos adolescentes con aspecto de debutantes, todos ellos tendrán una alegría rápida y barata. Una pareja desciende de un micro y se apresura en abordar un remis, para no permanecer demasiado en ese lugar que es un hervidero de pibes chorros. Pasan chicas muy jóvenes, ya embarazadas. Es inevitable pensar que el fruto de sus vientres tendrá mas posibilidades de naufragar en las aguas pantanosas que de pasear por la isla. La fabrica de pobres no baja las persianas.

 

www.letrasdehorror.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s