Sonata de un adiós

Por Azaharys
Título original:Sonata de um adeus 
(http://as-nossas-letras.blogspot.com/2011/06/sonata.html)

Traducción al español de Luciano Doti 
(http://www.letrasdehorror.blogspot.com/)

(Fragmento)

El arpa, el arpa linda y querida … Ella, que parecía feliz como un manantial de la primavera, hoy no era más que un adagio triste que resonaba dentro de mí y, finalmente, la causa de mis tormentos. ¡Estaba tan ansioso de escucharla de nuevo! Pensé que me conformaría eso, pero ahora que podía escuchar sus envolventes notas deslizarse a través de la rendija de la puerta de mi encierro, trayendo luz a mi oscuridad, sólo un deseo me invadió enteramente: ¡yo quería que me llevara con ella! No me importaba que no fuera una intérprete experta o que sus sonidos fueran poco afinados. ¡Si ella era capaz de librarme de este estrecho cuarto apestoso! … Volver a sentir sus piernas apretadas a mi cuerpo iba a ser el cielo, sintiendo su frágil mano cubriendo mi mástil, moviendo el arco y la otra jugar con mis cuerdas sin precisión, habría sido morir en las alturas y sentir el más puro placer, incluso si el maestro no estaba allí como su guía, para enseñarle la manera correcta de hacerlo.

¿Dónde está Andrés? -Le preguntó el arpa, y fue lo que me hizo estremecer al escuchar mi nombre. No se había olvidado de mí. A partir de dos meses después de la muerte del maestro, había perdido la esperanza de que viniera a verme.

-¿Se refiere usted a mi marido? … Él seguro esta en el infierno, componiendo romanzas para los demonios. ¡El infame que me arruinó! -Respondió intemperante la trompeta, gritando estridente como siempre.

-Ya sabes bien que me refiero a su violonchelo. Vamos a ver en su testamento. Vengo a exigir que me lo entregues- encaró el arpa y su voz interpretó esas palabras en un mezzo-forte que me encantó.

En ese momento el timbre de la puerta principal, primer piso, Tintín.

-Nunca entenderé la manía de mi marido de poner nombres de personas a los instrumentos, en especial al cello … Bautizarlo con su propio nombre, ¡qué locura …! -Se quejó la trompeta, mientras se ponía de pie.- Lo siento, querida. Yo estaba esperando a alguien. Enseguida regreso. -Su voz parecía más moderada que antes, pero sin duda se vio confrontada por el arpa con su posición de reina, altiva y digna, aunque por dentro siguiese siendo la misma prostituta trepadora de Vilar Ourense.

Después de que ella hubiera bajado las escaleras, escuché al arpa pasearse por la habitación, tal vez se dejó admirar por la pintura Bazille. Pude sentir en ese momento su alma, incluso podía sentir sus pensamientos: era una composición melancólica de recuerdos dolorosos, impregnada del vacío que deja el engaño. (…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s