#Microficción: “A la luz de la luna”.

Diario NCO Blog

MICROFICCION LUNES

Un cliente quería un retrato y ofrecía un pago muy conveniente a cambio de imponer ciertas condiciones. El pintor tuvo algunas dudas, pero necesitaba trabajar y finalmente aceptó la propuesta. El dinero, depositado en tiempo y forma, selló el acuerdo.

Por: José María Marcos (*)

El cuadro debía ser pintado durante la madrugada, entre la una y las cuatro, en el abandonado cementerio de Uribelarrea, donde apenas quedan una bóveda vacía, más algunas cruces y lápidas rotas, hundidas en medio de los pastizales. El artista iría solo. No podía llevar reflectores ni siquiera una mísera linterna. Trabajaría con la luz de la luna llena. El cliente exigía un rostro realista, no así la luna que debía verse detrás de él, soberana, imponente, majestuosa.

El día y la hora indicados, Joaquín Rearte, famoso retratista, llegó puntual y se encontró con el cliente esperándolo. Se saludaron con un apretón de manos. El…

Ver la entrada original 287 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s