Noticias y política

Tarot: El Mago

El Mago es el primero de los arcanos mayores de la baraja de tarot. La expresidente argentina Cristina Fernández de Kirchner fue retratada emulando la figura de ese arcano, en la versión de Rider – Waite, obra de la artista y ocultista Pamela “Paxy” Colman – Smith.

LaMaga

En esta baraja el Mago está vestido con una túnica blanca y se muestra rodeado de flores para demostrar la pureza de sus intenciones. La posición de las manos muestra la capacidad para controlar las fuerzas de la Naturaleza, que a través de la Magia Trascendental pueden ser recogidas en el cielo y guiadas hacia la tierra. Waite decía que esta carta simboliza la parte divina del hombre, lo que se evidencia en el símbolo de infinito que se encuentra sobre la cabeza de El Mago.

Anuncios

Un complot contra Passarella

Primero desde el kirchnerismo se hizo todo lo posible para evitar que el Sr Daniel Passarella no gane las elecciones en el club. El Gobierno apoyó económicamente a las listas opositoras y se limpiaron antecedentes penales de algunos referentes de la oposición Pero aun así Passarella ganó.

El proyecto K para River era hacerlo un club “popular” con la llegada de amigos del poder a la conducción del club. Dentro del estadio funciona el instituto educativo River Plate y en más de una oportunidad Hebe Bonafini intentó dar algunas de sus clases de adoctrinamiento ideológico (como lo hace en muchas escuelas). Pero las autoridades de la institución se lo impidieron. Como es su costumbre, la empresaria de la construcción amenazó con represalias de todo tipo.

Passarella nunca apoyó el plan K “Fútbol para Todos”, además de enfrentarse a Julio Grondona pidiendo públicamente su renuncia. Cuando asumió, rompió los códigos del fútbol, al realizar una auditoría que aún no hizo pública, pero trascendió que la misma trasuntaría un desmanejo total de las finanzas del club, que se habría realizado con el aval de Grondona

 

El día D

Con la situación que es por todos conocida se llegó al domingo 26 próximo pasado. La orden de jugar con público llegó desde la Presidencia de la Nación.

Estaba todo preparado, a la hora señalada grupos de delincuentes infiltrados entre los hinchas abandonaron el estadio (aclaramos para los que no saben que desde muchos años se retira primero el público visitante).

En un primer balance, quedan en pie los siguientes interrogantes:

* ¿Porque se les permitió salir a esos barras y se dejó a los hinchas de Belgrano dentro del estadio?

* ¿Por qué se instaló en primera fila a los agentes de policía sin ningún tipo de protección? Esto permitió a los delincuentes llegar hasta la confitería del club, destrozarla y amenazar y golpear a algunos periodistas que no son kirchneristas.

* ¿Por qué cuando en conflicto estaba fuera de control recién se le dio participación a la guardia de infantería?

* ¿Por qué se dio la orden de NO DETENER a los delincuentes supuestamente para no generar más violencia?

* ¿Por qué se saquearon comercios y autos hasta a más de diez cuadras de la cancha? ¿Estaba liberada la zona?

* ¿Por qué quisieron involucrar a Mauricio Macri y lo acusaron de no colaborar y de negarse a enviar la Policía Metropolitana a la zona?

* ¿Por qué el “canal del pueblo”, canal 7, no mostró las imágenes de la violencia?

Se ha pudo confirmar que durante los disturbios las acciones fueron coordinadas por grupos (más de seis) que se trasportaban en motos dando órdenes y reagrupando a los revoltosos, Todos ellos estaban comunicados entre sí con celulares y radios tipo Nextel.

La segunda parte del plan K-K en contra de Passarella y de River sería la siguiente. Un club fundido, con escasos recursos, descendido de categoría y con una dura sanción de descuentos de puntos por los hechos de violencia que “generaron sus hinchas”, debería finalmente rendirse al kirchnerismo que lo espera con los brazos abiertos para sumarlo a sus planes.

Por último recordamos que hace un año atrás le pasó lo mismo a Rosario Central, es decir perdió la categoría Nadie “noto” que su presidente era el ex Intendente radical de Rosario, Horacio Usandizaga quien se había enfrentado a Grondona y al kirchnerismo. Rosario Central no recurrió a la ayuda K porqué sus hinchas apoyaron la vida institucional y se asociaron masivamente al club Este hoy cuenta con alrededor de 60.000 socios lo que le permite sobrellevar una dura situación económica.

Aseguran que Cristina Kirchner no es abogada

Uno de los fraudes más elocuentes que ha cometido el kirchnerismo, tiene que ver con la falta de título por parte de Cristina Kirchner, quien asegura haberse recibido en la Universidad Nacional de La Plata, a pesar de que todas las pruebas indican que jamás terminó esa carrera.

En realidad, no hacen falta demasiados documentos ni fuentes de información para detectar que la Presidenta no tiene real conocimiento de lo que es el Derecho. Sus propios discursos muestran su paupérrimo conocimiento ad hoc. Cristina ha llegado a ruborizar a propios y ajenos cuando llegó al extremo de confundir el término “sindicación” con “sindicalización”. Lo hizo en media docena de oportunidades, en el marco de la trunca denuncia contra Papel Prensa por cadena nacional.

Por ese y otros motivos, ante la imposibilidad de mostrar título o certificado analítico alguno, la hoy Presidenta optó por refrendar el decreto 2810/09A, que permite a los funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional a poner su firma sin que a esta anteceda su calificación profesional.

Teniendo en cuenta que oportunamente se ha descalificado a Juan Carlos Blumberg por haber ostentado un título de ingeniero que en realidad no poseía y que algo similar se hizo con la figura de Jorge Telerman, Cristina debería sufrir el mismo escarnio público que estos debieron tolerar en su momento.

Sin embargo, ello no ocurre; no solo porque la Justicia no se atreve a avanzar contra ningún funcionario relevante del poder de turno, sino porque ningún referente de la oposición se ha animado a embanderarse en esa empresa, que develaría la más grande de las estafas al pueblo argentino.

Christian Sanz
Twiter: @cesanz1

Sefarditas en América

La Iglesia no canoniza a Colón “porque es judío”

Dicen que ocultó su religión porque tuvo que financiar su viaje a América con el apoyo de la reina católica.

(EFE).- La Iglesia católica retiró su propia propuesta de canonizar al almirante Cristóbal Colón al conocer que “era judío”, dice el autor español Oscar Villar Serrano en su libro “Cristóbal Colón: el secreto mejor guardado”.

Villar Serrano, doctor en Ciencias Náuticas y capitán de la Comandancia Marítima de Torrevieja, en la provincia española de Alicante, afirma que Colón mantuvo siempre un cierto anonimato sobre su personalidad “porque era judío, hecho que le permitió recibir el apoyo de los judíos” en su primer viaje a América con la promesa de “ofrecer a éstos la tierra prometida”.

Villar aseguró que “el misterio” que envuelve a Colón se debe a que tuvo que ocultar su religión porque para financiar su viaje buscó el apoyo de una reina católica, si bien, “todos sus grandes apoyos” fueron judíos, desde el banquero de la Corona de Aragón Luis Santángel, hasta la propia tripulación de la carabelas, “mayoritariamente judía”.

En este sentido, el autor recuerda en su libro los movimientos migratorios que se produjeron en Italia y España durante los siglos XIV y XV, debido a la persecución que sufrieron los judíos, y “es en ellos donde está el secreto de la familia de Colon”.

Villar asegura en su obra que en la correspondencia que mantuvieron Colón y su hijo Fernando “hay muchas pruebas de sus creencias religiosas judías”.

Las cartas estaban fechadas con números hebreos, los textos fueron escritos en un idioma “ininteligible” y las despedidas las hacían recordando una bendición judía.

Asimismo, el autor sostiene que Colón recomendaba a su hijo por carta que ante la gente se comportara como mandaba la ley canónica, “pero entre nosotros -cita a Colón textualmente- tenemos que conservar nuestras costumbres”.

Villar recuerda que el hermano de Cristóbal Colón fue quemado en Valencia en 1493 por ser judío y que, curiosamente, fue la propia Iglesia la que, tras la muerte del marino, propuso canonizar al descubridor por el hecho de haber cristianizado a los indígenas de América, “pero se desestimó al darse cuenta de que era judío”.

Además, el autor del libro sostiene que el navegante “sabía a dónde iba” cuando descubrió el nuevo continente, pues contaba con información sobre la ruta a realizar.

En su libro, que saldrá publicado el mes próximo, Villar explica que Colón “no fue un simple aventurero”, sino un letrado, cartógrafo y científico que poseía más de veinte mil libros sobre navegación que fueron posteriormente cedidos por su hijo a los dominicos de Sevilla, donde se recogían anotaciones del propio descubridor.

También dice Villar que Colon conocía la distancia que iba a cubrir y lo que iba a tardar porque “tenía cartografía precisa”. En este sentido, el autor sostiene que los mapas salieron de la escuela de Sevres (Francia).

En cuanto a la financiación del primer viaje, Villar explicó que parte del dinero que dio Santángel para Colón procedía del arrendamiento de dominio público de las salinas de Torrevieja, propiedad del banquero.

Villar relata en su obra que Colón se rodeó de importantes judíos españoles como Abraham y Jehuda Cresques, creadores del Atlas catalán, el científico italiano Paolo del Pozzo Toscaneli, el explorador florentino Nicolo di Conti y el cartógrafo y hermano del conquistador, Bartolomé Colón.

Como hecho destacado, Villar mantiene que los portugueses siempre estuvieron atentos y pendientes del primer viaje que Colón realizó a América, por lo que el descubridor apuntaba en su cuaderno de bitácora “datos erróneos para no dar a conocer la ruta certera”.

Según Villar, Colón decía que había descubierto las Indias Orientales por una ruta norte “pero era falso”, ya que al nuevo continente llegó por el sur evitando el Mar de los Sargazos.

“Cristóbal Colón: el secreto mejor guardado” no es una novela, sino “una obra en la que se mezcla la historia con conocimientos científicos y en la que se aportan conclusiones nuevas”, dice Oscar Villar Serrano.

 

Wall Street Journal y el terrorismo en Argentina

por Mary Anastasia O’Grady

Mary Anastasia O’Grady es editora de la columna de las Américas del Wall Street Journal.

“Miles sufrieron en el alboroto izquierdista que precipitó el golpe militar de 1976.
Aquellos que controlan el pasado, controlan el futuro; quien controla el presente, controla el pasado”.
-Slogan del partido del Gran Hermano (1984 de George Orwell)

La justicia no es asegurada fácilmente en ninguna parte del mundo. Pero en Argentina hoy está fuera del alcance incluso mencionar en público a las víctimas del terrorismo de izquierda de los años 70 y menos hacer un esfuerzo para obtener para ellas o sus familiares un día en un tribunal judicial.

Inténtelo y probablemente será etiquetado por la izquierda argentina como un amigo fascista del ex gobierno militar. El políticamente correcto sabe que se supone que aquellos que fueron tratados brutalmente por los guerrilleros que alguna vez Juan Perón llamó “juventud maravillosa” deben ser borrados de la memoria nacional.

La abogada de 35 años y defensora de los derechos humanos Victoria Villarruel se rehúsa a cooperar. Fundó el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas, en Argentina, con la misión de documentar los miles de crímenes terroristas cometidos entre 1969 y 1979. Cree que arrojar luz sobre esa década oscura puede ayudar a asegurar un futuro más justo para todos los argentinos.

Todo el mundo conoce la historia de cómo los militares argentinos tomaron el poder en 1976 y procedieron a aplastar a los movimientos subversivos con crueldad. Sus abusos de poder fueron legión, y en 1983 finalmente dieron un paso al costado en medio de la hiperinflación y el caos económico.

Pero Argentina vivió otra tragedia antes, y en algunos durante un tiempo después, de que los militares tomaran el poder. Fue una ola de carnicería y destrucción causada por bandas de guerrilleros inspirados por Castro que buscaban tomar el poder aterrorizando al país. Sus acciones provocaron un caos a escala nacional que llevó al golpe militar.

Sin embargo, debido a la deshonrosa caída del gobierno militar, los terroristas y sus simpatizantes han tenido éxito en volver a escribir esta historia, al describir solamente los crímenes de sus enemigos uniformados. Algunas personas que son actuales o ex integrantes del gobierno de Kirchner, otros que son congresistas y otros que trabajan en los medios de comunicación fueron integrantes bien conocidos de organizaciones subversivas.

En una entrevista en noviembre en Buenos Aires, Villarruel me dijo que ni siquiera los políticos de la oposición hablan de las víctimas de los terroristas porque se ha vuelto “tabú” hacerlo. El estado, dice, los trata “como si nunca hubieran nacido”.

Un resultado es que una generación de argentinos ha crecido sin conocimiento de la historia completa de esos tiempos de terror. El punto de vista de Villarruel es que la “verdad y justicia” demandan que las víctimas sean reconocidas.

Su libro de 2009 Los llaman… jóvenes idealistas contribuye a ese objetivo. En él documenta con fotografías y recortes de prensa la devastación que los terroristas le causaron a su propia gente. “A vencer o morir”, el lema del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), aparece en una foto como un graffiti garabateado en un camión. Incluidas en el libro hay fotografías de algunas de las miles de víctimas: bebés, adolescentes, diplomáticos, empresarios, jueces, policías. Algunos fueron secuestrados y asesinados. Otros fueron asesinados o quedaron lisiados simplemente porque estaban cerca cuando explotó una bomba. Menores eran reclutados para los ejércitos revolucionarios. Todo valía para los rebeldes que buscaban rehacer su mundo a través de la violencia.En la entrevista de noviembre, Villarruel describió el trabajo de su centro sobre el terrorismo, basándose en artículos de diarios y conversaciones con familiares y testigos, cuando se puede acceder a estos. Muchos, afirmó, siguen teniendo temor a las represalias.

Me dijo que el centro ha logrado dar nombre a 13.074 víctimas de los terroristas. Esos son totales preliminares. Villarruel está tan preocupada por la precisión de su trabajo que hizo que fuera auditado en forma independiente dos veces. Prevé que los recuentos finales estén terminados a mediados de este año.

Es interesante señalar que la cantidad de casos presentados ante tribunales contra el gobierno militar con acusaciones de abuso de poder son menos de 9.000. Mientras tanto, la justificación del gobierno de Kirchner para desestimar a las víctimas del terrorismo de izquierda es el argumento que fueron víctimas de crímenes comunes y que sus perpetradores ahora están amparados por la prescripción. Pero Villarruel dice que su investigación demuestra que las víctimas fueron civiles atacados por movimientos guerrilleros en una despiadada búsqueda del poder. Si es verdad, no habría prescripción de acuerdo con la Convención de Ginebra de 1949, ratificada por Argentina.

Villarruel escribe que al estudiar el terrorismo de los años 70, nunca entendió “las razones por las que un grupo, atribuyéndose a sí mismo la representación popular, decidió asesinar a su propia gente, alegando una supuesta causa justa y la necesidad política”. Es igualmente difícil entender porqué los argentinos han permitido que esos villanos controlen ese pasado y disfruten de impunidad legal.

Este artículo fue publicado originalmente en The Wall Street Journal (EE.UU.) el 3 de enero de 2011.

 

Este artículo ha sido reproducido con el permiso del Wall Street Journal © 2010
Dow Jones & Company, Inc.
Todos los derechos reservados

 

Sefarditas en Sudamérica

Los judíos se instalaron hace varios siglos en España, a la cual llamaron Sefarad. Los reyes católicos Isabel y Fernando lanzaron una persecución contra ellos en el siglo XV, obligándolos a convertirse al catolicismo o emigrar. Los que aceptaron convertirse de todas maneras fueron victimas de persecuciones, ya que eran acusados, y con razón, de seguir practicando ritos judíos en sus casas. Así, ellos también siguieron el camino del destierro, muchos a América. En la ciudad de Lima se instalaron unos cuantos, varios muy bien conectados con la corte del Virrey y otros dedicados al comercio. Pero también allí llegó la inquisición, por lo que debieron buscar otro lugar, y ese lugar fue Ecuador, especialmente Loja. En Loja floreció una pujante comunidad de criptojudíos, católicos por fuera y judíos en secreto. La endogamia fue la manera de mantener fuerte la tradición. La iglesia de Loja no tenía Cristo ni otras imágenes, era un altar pelado, más parecida a una sinagoga que a una iglesia. Los veedores enviados se quejaban de ello, pero los lojanos habían obtenido bastante autonomía, incentivando con el oro de las minas a la corte real en España. Sus habitantes mantenían la costumbre de encender velas al aire, o sea al Eterno. Apellidos como Riofrío, Messía (Mejía), Andrade, Rodríguez, Olivera y varios más que por razones de espacio no se mencionan en este artículo, fueron cruzándose unos con otros hasta conformar un grupo con identidad propia. Los apellidos terminados en “ez” vendrían de “Eretz”, uno de los nombres dados a Israel, aunque no todos, dicen. Nombres como Juan, José, Tomás, Micaela, Manuel con sus correspondientes femeninos en el caso de los masculinos eran muy usados, otros más semíticos se usaban como tercero o sólo como apodo; así alguien podía llamarse por ejemplo Juan Manuel David Rodríguez. En los sótanos de las casas principales había pequeños altares y se guardaban copias del Antiguo Testamento en romance, una herejía que no fueran en latín. Varios guardaban la llave de sus casas en la península, como símbolo de propiedad perpetua. Con el tiempo esas costumbres sefardíes se fueron perdiendo, y el catolicismo, que al principio era sólo una fachada, terminó siendo su religión sincera; hasta hubo uno de los Riofrío que fue Obispo de Loja. Algunos emigraron a Quito o Guayaquil, se expandieron por todo Ecuador, aunque el núcleo quedo en el sur, junto a la ciudad peruana de Piura. Hubo alguno que emigró a la Argentina, se lo menciona en un libro del escritor sefardí-argentino Sabán, se trata de Juan José Olivera y González Cortés, y sus sobrinos Jameson Olivera. Recientes estudios de ADN arrojan que el 20% de los españoles son descendientes del “pueblo elegido”, ¿cuántos habrá en América, teniendo en cuenta que la mayoría tuvieron que emigrar? Es posible que acá haya más. Iberoamérica debería rescatar su rica cultura sefardita, sin que éso signifique renunciar a la cristiana.

http://blogs.clarin.com/luciano-doti/2010/08/15/mayorazgo-de-riofrio-en-america/comment-page-1/

http://www.esefarad.com/?p=14284

http://bethaderech.com/sefardic-genealogy-genealogia/apellidos-judio-espaola/

La Navidad en septiembre

Es notorio según el relato bíblico que Jesús no nació en invierno, porque “(…) había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño (…)” ( Lucas 2:8). Los pastores estaban, por consiguiente, en el campo con sus rebaños a la intemperie y esto sería imposible el 25 de diciembre, recordemos que en el hemisferio norte el invierno comienza el 21 de diciembre y en el hemisferio sur empieza el verano.

Los estudios de las costumbres de las tierras bíblicas muestran que los pastores en Palestina traían sus rebaños del pastoreo en el campo a los rediles siempre antes del 15 de octubre, esto da prueba de que es imposible el nacimiento de Cristo el 25 de diciembre, a menos que la Biblia mienta, cosa que todos los verdaderos cristianos rechazamos tajantemente. Por lo visto, estamos ante una fecha fraudulenta y mentirosa que ha usurpado por dos milenios un lugar que no le corresponde en el corazón de los cristianos.

La Biblia no indica en forma específica la fecha exacta del nacimiento de Jesús , sin embargo nos da los medios y la clave para aproximarnos a una fecha más real. En efecto, sabemos positivamente que Jesús es menor que Juan el Bautista, su primo, en exactamente seis meses (lea cuidadosamente esta evidencia bíblica en Lucas 1:24-38). Elizabeth tenía ya seis meses de embarazo cuando María concibe en su seno sobrenaturalmente a Jesús. La importancia de este dato cien por ciento escritural es que se puede determinar en forma bastante aproximada la fecha del nacimiento del bautista. Zacarías, el padre de Juan, era un sacerdote que ejercía su ministerio en Jerusalén. El ritual judío establecía que cada sacerdote tenía un tiempo definido del año en que servía en el templo. Existían 24 divisiones o cursos de servicio durante el año religioso y este dato es ratificado por el escritor e historiador judío Flavio Josefo, quién en su libro “Antigüedades de los judíos” dice que cada uno de estos turnos o cursos de servicio duraban una semana y que después de seis meses cada sacerdote repetía su turno sirviendo en total dos veces al año (1º Crónicas 24:7-19).

El relato de Lucas, en el primer capítulo de su evangelio, declara que Zacarías pertenecía a la clase de Abías y servía en el templo según el orden de su clase (Lucas 1:5,8). La fecha del año correspondiente a esta clase era el octavo en orden, de acuerdo a 1º Crónicas 24:10. Es decir, entre el 27 de Iyar y el 5 de Siván, que en nuestro calendario equivalen a la semana del 1 al 8 de junio. Después de esta semana, Zacarías debió quedarse a ministrar por siete días más porque era obligación de todos los sacerdotes prestar servicio conjunto en las grandes fiestas religiosas (Pentecostés en este caso). Cuando cumplió su ministerio volvió a su casa, distante 45 kilómetros al sur de Jerusalén, en las montañas de Judea, Y SU ESPOSA CONCIBIÓ (Lea Lucas 1: 23-24). Según estos antecedentes, Juan fue engendrado a mediados del mes de junio, entre el 16 y19 del mismo; por lo tanto nació nueve meses después, a mediados del mes de marzo.

Sabemos que Jesús era menor que Juan en seis meses (vea Lucas 1: 26,36). Si añadimos seis meses a contar de marzo, veremos que la fecha del nacimiento de Jesús corresponde a mediados del mes de septiembre (entre el 16 y 19), fecha que está en consonancia con el relato bíblico de los pastores y sus rebaños en el campo, porque evidentemente no era invierno, si no comienzos del otoño en el hemisferio septentrional.

http://fefundamental.bligoo.com/cont…-de-Jesus.html

http://bethaderech.com/category/castellano/